Search
  • Anna

5 Pasos Para Un Día Productivo Trabajando Desde Casa

Gracias (o no, seguro que eso es discutible) al coronavirus, muchas empresas han cerrado sus oficinas y enviado a sus empleados a trabajar desde casa.

El trabajo en remoto no es un concepto del que el rona pueda tomar todo el crédito. Es un concepto que se ha ido haciendo cada vez más popular debido a que cada vez más gente exige un mejor equilibrio entre trabajar y vivir.


El rona sí que podría tomar el crédito para la normalización de este concepto de trabajar desde casa.


Antes de entrar en los pasos, me gustaría dejar claro que la idea principal detrás de ser más productivos trabajando desde casa es recrear un día normal tanto como sea posible.


Sé que puede ser tentador dormir un poco más y levantarse de la cama 2 minutos antes de fichar, pero no es un buen comienzo para un día productivo. Veamos algunos pasos fáciles para recrear un día de trabajo del que puedas estar orgulloso incluso, en estos tiempos difíciles.

1) Vístete

Sé que prefieres quedarte en tu pijama pero esta no es la forma de hacerte sentir listo para comerte el día.


Hazte un favor y dúchate y vístete como si fueras a la oficina. Esto te hará sentir más preparado y menos perezoso, y es un paso muy simple que marca una gran diferencia.


Si no me crees, pruébalo tú mismo y si aún quieres disfrutar de tu pijama, ¿por qué no lo mezclas? Unos días en pijamas y unos cuantos en lo que normalmente te pondrías para la oficina.

2) Crea una lista de prioridades


Entre Zoom y Slack y la actividad cansina de cambiar tareas, no es facíl enfocarte al 100% y menos trabajando desde casa con todas sus distracciones. Una forma de ayudarte estar más enfocado es creando una

lista de prioridades.


No una lista de quehaceres pero una lista de prioridades.


¿Y cuál es la diferencia?


Todos tenemos una lista de quehaceres sin fin y no tiene sentido crear una lista larga de quehaceres sabiendo que vamos a tachar muy pocas cosas de dicha lista al final del día. Encima, durante el día pueden surgir un mogollón de quehaceres más, pero prioridades no tantas. También es cierto que las quehaceres pueden ser pequeñas tareas que entran en las prioridades y no es necesario apuntarlas todas.


Empieza el día con tres prioridades y enfócate en ellas. Cuando ves que empiezas a procrastinar o desviarte del camino, usa la lista para enfocarte de nuevo.


3) Toma descansos cuando sea necesario


Recordemos que no somos robots y que necesitamos tomar descansos de vez en cuando. Cada uno puede decidir cuando va a tomar dichos descansos; despúes de cierta tarea o tiempo trabajando.


Normalmente yo tomo descansos para tomar un café o estirar un poco la espalda y las piernas. Pero !ojo! Estos descansos no son para hacer tareas de casa como limpiar o poner la lavadora. Estás trabajando, no te distraigas.


4) Evitar distracciones personales


Aunque puede ser tentador coger el teléfono y empezar a responder a los amigos, entrar en Instagram o buscar una receta que quieres hacer ese fin de semana, este tipo de cosas, las cosas personales, deben evitarse mientras uno está trabajando.


Estas cosas no solo te distraigan de tu trabajo, pero siempre acabas gastando más tiempo en ellos de lo pensado. Solo 10 minutitos en Instagram pero, estos 10 minutitos fácilmente acaban siendo una hora.


Para ayudarme lidiar con esas distracciones, apago todas mis notificaciones. Para Whatsapp, Instagram, todas. Ni me entero si tengo mensajes si no entro en las apps, y los mensajes son algo que intento a evitar mientras trabajo.


Apagar las notificaciones ayuda un montón porque cuando dices que vas a tomar 10 minutos para contestarle a alguien, nunca son solo 10 minutos así que mi consejo es directamente evitar mensajes personales hasta terminar el día o al menos, hasta la hora de comer.


5) Disconecta cuando te toca


Mientras uno trabaja desde casa, es más fácil faltar al respeto a las horas de trabajo normales. Si normalmente sales a las 18:00, por ejemplo, seguramente cuando estás en la oficina, sales corriendo para llegar a casa o ir al gimnasio.


Trabajando desde casa no tienes esa prisa para volver a casa porque ya estás ahí. Así que es más fácil seguir trabajando un poco más pero no debería ser así (a no ser que te paguen más, pero en estos tiempos, lo dudo).


Al final del día, tienes que descansar y trabajar 10 horas al día porque te sientes culpable por estar en casa no ayuda a nadie, ni a tí ni a tu jefe.


Aveces sí que tenemos que trabajar un poco más para terminar una tarea pero esto debería ser una excepción, no un hábito. Necesitas tu descanso para ser productivo el día siguiente.


Cíudate y desconecta bien cuando te toca.


Felíz teletrabajo!










30 views